Gasta menos, ahorra con SATE

Es cierto que hasta ahora no nos habíamos preocupado mucho del ahorro
energético, y menos desde una perspectiva medioambiental; esta idea
afortunadamente arraiga y hemos ido madurando en cuanto a la reducción de
consumo y a una disminución de emisiones de CO2. También es verdad que
las normativas nos han ayudado a acelerar esa concienciación.

SATE quiere decir Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior. En sus
inicios se usa en la rehabilitación de viviendas que presentan grandes
problemas de filtraciones, para permitir que los ocupantes de las mismas
puedan seguir alojados durante las obras.. El objetivo era un mayor confort
térmico de los vecinos, conseguir una impermeabilidad a la lluvia y un acabado
al mismo tiempo decorativo.
El consumo energético y la contaminación que produce es actualmente un
grave problema tanto a nivel medio ambiental como económico, además de
salud pública.
La Ley Orgánica de la Edificación de 1999, indica en un apartado: “Proyectar
edificios de manera que no deteriore el medio ambiente y se consiga un uso
racional de la energía, mediante el ahorro y el aislamiento térmico”, dirigido
fundamentalmente a la obra nueva y a las empresas constructoras. En marzo
de 2014 será obligatorio el cumplimiento de la directiva de la UE sobre el
procedimiento básico de Certificación Energética de edificios nuevos y ya
existentes
.
La mayor parte de las pérdidas energéticas se producen por las fachadas y
cubiertas. Los sistemas SATE protegen al edificio de la pérdida de temperatura
interior en invierno y evitan la entrada de calor en verano.